Publicado: 22 de Mayo de 2016 a las 22:00


El suelo pélvico es la estructura anatómica que cierra el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta los órganos pélvicos.

Una parte muy importante de la población femenina y masculina sufren de algún tipo de desorden asociado a alteraciones del suelo pélvico. La edad, así como el parto y estilo de vida pueden afectarlo provocando la aparición de alteraciones tales como el dolor pélvico, incontinencia urinaria y fecal, vaginismo o dispareunia.


Solución rápida y efectiva.

  • Reduce la incontinencia, permitiéndote retornar rápidamente a las actividades diarias sin padecer perdidas de orina
  • Rápida recuperación de desgarros y episiotomías
  • Reduce el riesgo de hemorroides
  • Mantiene tonificados los músculos vaginales para una actividad sexual plena.
  • Favorece el control de la eyaculación por contracción al tener tonificada la zona pélvica
  • Ayuda en la prevención de la prostatitis
  • Mejora en la disfunción eréctil de origen vascular


1 Meldaña Sánchez, A. Fisioterapia en mujeres candidatas a cirugía por incontinencia urinariade esfuerzo: análisis y propuesta. Fisioterapia 2004; 26(5): 303-309.

2 Pavone C, Castrianni D , Romeo S et al. Dalila Scaturro, Giulia Letizia Mauro.Il Trasferimento Energetico Capacitivo Resistivo (TECAR) nella terapia dell’Induratio Penis Plastica: studio pilota di fase . uno sulla tollerabilità, sulla sicurezza e sull’applicabilità dellatecnica. Qualialtririsvoltisorprendenti? Urologia (2013;:1)0-0


Muchas de las patologías del suelo pélvico cursan con un debilitamiento de los tejidos perineales. Una de las principales causas es la pobre vascularización y la posterior alteración de las fibras de colágeno.


Mujeres

  • Inflamación
  • Dolor pélvico crónico
  • Sequedad vaginal
  • Incontinencia urinaria
  • Prolapso visceral
  • Disfunciones sexuales (vaginismo, dispareunia)
  • Anorgasmia
  • Diástasis de rectos
  • Hemorroides
  • Fisuras anales
  • Recuperación post-parto
  • Episiotomías


Hombres

  • Inflamación
  • Dolor pélvico crónico
  • Disfunción erectil de origen vascular
  • Prostatitis
  • Preparación previa a cirugías de próstata
  • Incontinencia urinaria post-prostatectomia
  • Hemorroides
  • Fisuras anales