Se denomina dolor pélvico crónico al dolor de las estructuras relacionadas con la pelvis, tanto en hombres como en mujeres.

Para que sea considerado como dolor pélvico crónico, debe ser continuo y de una duración mínima de 3 a 6 meses. Constituye un problema significativo en la calidad de vida y de muy difícil clasificación.

Hoy en día una parte muy importante de la población en general, masculina y femenina, sufre algún tipo de desorden, que curse con dolor o no, asociado a alteraciones del suelo pélvico. 

La edad, así como el parto y estilo de vida pueden afectarlo provocando la aparición de alteraciones tales como el dolor pélvico, incontinencia urinaria y fecal.

Indiba activ indicada para el tratamiento del dolor pélvico crónico.