Publicado: 11 de Septiembre de 2018


Una parte muy importante de la población femenina y masculina sufre de algún tipo de desorden asociado a alteraciones del suelo pélvico.
La edad, así como el parto y estilo de vida pueden afectar a su naturaleza, provocando la aparición de alteraciones tales como el dolor pélvico, incontinencia urinaria y fecal, vaginismo o dispareunia.

Muchas de las patologías del suelo pélvico cursan con un debilitamiento del los tejidos perineales. Una de las principales causas es la pobre vascularización y la posterior alteración de las fibras de colágeno.

La Terapia INDIBA reduce la incontinencia provocando una rápida recuperación de desgarros y episiotomías y mantiendo tonificados los músculos vaginales para una vida sexual plena.