• Sistema circulatorio: aumenta el aporte de oxígeno en el cuerpo, favorece la eliminación del residuo metabólico y puede ser beneficioso para bajar la tensión sanguínea.

  • Sistema linfático: aumenta la circulación de la linfa, favorece la eliminación de residuos y estimula el sistema inmunológico.

  • Sistema muscular: estimula y tonifica los músculos y articulaciones. Ayuda a la relajación, alivia la fatiga muscular y disminuye los espasmos musculares al disminuir la tensión y el estrés de los puntos nerviosos motores.