Publicado: 11 de Septiembre de 2018


Los vértigos y mareos de origen cervical pueden ser el resultado de alteraciones de partes blandas, músculos, ligamentos, discos y nervios, así como de las vertebras y sus articulaciones, debidas a traumatismos o deterioro progresivo.

Como causas principales podemos apuntar los cambios de posición y gestos bruscos de cabeza, falta de riego por compresión de la arteria vertebral cuyos síntomas dolor cervical, rigidez, mareos o nauseas. 

El tratamiento de INDIBA® activ para la cervicalgia se centra en acelerar los mecanismos naturales de recuperación y vascularización del tejido, disminuyendo el dolor, la inflamación y actuando sobre la fibrosis (rigidez) y aumentando la elasticidad y la flexibilidad.