Para tratar la celulitis, lesiones deportivas, cicatrices, linfedema.

Una indicación muy adecuada es en la celulitis o "piel de naranja",  al actuar sobre el tejido conjuntivo hipodérmico estimulando la vascularización y eliminando la toxinas. 

Son necesarias unas 15 sesiones, complementadas con un consejo alimenticio y una elevada ingesta de agua.

Para mantener los resultados, también son necesarias sesiones posteriores puntuales de mantenimiento.
Se utiliza fundamentalmente en brazos, abdomen, espalda, cadera, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos. 


Si la celulitis no se trata en su fase inicial se puede esclerosar el tejido y entonces esta técnica no sería útil.