El dolor cervical puede ser el resultado de anomalías en las partes blandas, músculos, ligamentos, discos y nervios, así como en las vértebras y sus articulaciones. La causa más común de este dolor son las lesiones de las partes blandas, debidas a traumatismos o deterioro.

Los más habituales síntomas son: Dolor en la zona del cuello y dificultad para movilizarlo, rigidez y mareos.

Las cervicales altas están relacionadas con los vértigos y mareos por tener una relación arterio-venosa, por su relación con los nervios/pares craneales y por tener muchos músculos que son fáciles que se contracturen.

Para poder aplicar un eficaz tratamiento, se debe valorar al paciente como un global. El tratamiento de los mareos y vértigos de origen cervical fija como objetivo el retornar al paciente la calidad de vida perdida. Se aplicán las técnicas osteopáticas que deben ser realizadas por un fisioterapeuta- osteópata.

Publicado: 16 de Marzo de 2016 a las 15:50