Es un dolor que se mantiene más de seis meses en el que se incluyen los dolores cíclicos, de la dismenorrea, la vulvodínia y de la dispareunia.
En fisioterapia se tratan estos dolores con diversas técnicas que ayudan a solucionar y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.
Los tratamientos fisioterapéuticos del síndrome de dolor pelvico crónico o SPPC no tienen riesgos, ni efectos secundarios.

Un médico especialista estudia cada caso para emitir un diagnóstico  personalizado, descartar y confirmar que se tratan de este síndrome. Muchos especialistas desconocen las terapías fisioterapéuticas. Es aconsejable que el paciente se lo comente al médico o que también consulte un fisioterapeuta especializado para que le valore y se ponga en contacto con su médico para tenerle informado.

Publicado: 24 de Febrero de 2016 a las 16:17