El problema puede ser causado por un calzado inadecuado, así como por malas posturas, Otra de las causas que cabe destacar son la pronación excesiva del pie.  Se puede originar por la existencia de un espolón cálcareo.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted